Saltar al contenido

Préstamos Hipotecarios tu Oportunidad de Vivienda

Préstamos Hipotecarios tu Oportunidad de Vivienda 1

Conoce los Pasos para Acceder a los Préstamos Hipotecarios 

Ante una a gran oferta de acceso a la vivienda instituciones y compañías que ofrecen alternativas de  préstamos hipotecarios. El crédito se realiza para el financiamiento, lo que ha llevado a que sea cada vez más fácil obtener alguno y que muchas familias cumplan su sueño de una vivienda propia.

Por su puesto, las condiciones varían mucho entre unas y otras, por lo que si eres un cliente riesgoso o con bajos ingresos puede ser que solo aquellas entidades financieras con mayores tasas de interés estén dispuestas a aprobar tu crédito hipotecario.

Préstamos Hipotecarios
Préstamos Hipotecarios a tu Alcance

Acceso a los Préstamos Hipotecarios

A pesar de esto, existen varios requisitos establecidos para todas las entidades que los posibles deudores deben cumplir. Aquí te contamos los principales requisitos para los solicitantes de los préstamos hipotecarios.

  1. Edad mínima y edad máxima

Dado el riesgo de no pago del dividendo, existen edades mínimas y máximas que los solicitantes deben tener al momento de pedir un crédito hipotecario. Éstas van a depender de la entidad financiera, pero varían entre:

Edad mínima: Entre 18 y 21 años.

Edad máxima: Entre 70 y 80 años.

  1. Situación actual en el país

Los créditos hipotecarios son otorgados solo a personas que:

Tengan residencia

Puedan acreditar su domicilio

Puedan acreditar su estado civil

Cuenten con una cédula de identidad vigente y sin bloqueo

Posea buen historial crediticio

  1. Capacidad de ahorro y situación laboral.

Una de las principales condiciones para solicitar un crédito hipotecario es demostrar tu capacidad de ahorro. El dividendo no puede ser mayor al 25% de tu sueldo líquido, el que deberás demostrar a través de documentos como liquidaciones de sueldo, declaraciones de impuestos.

Los solicitantes deben acreditar ingresos recurrentes y estables para poder ser elegibles a la aprobación de los préstamos hipotecarios. En algunos casos incluso se puede pedir una continuidad laboral mínima, de por ejemplo 2 años, avalado por el empleador o por la empresa donde te desempeñas. Algunas entidades financieras también permiten complementar renta con terceras personas, que deben cumplir con los mismos requisitos para demostrar que sus ingresos son suficientes. En general solo se permite hacerlo con tu cónyugue, quien quedará como codeudor del crédito hipotecario.

  1. Historial crediticio:

Los bancos y entidades financieras guardan un historial de tu comportamiento como consumidor y cliente. Aquí se refleja el cumplimiento en los pagos de otros créditos, de tus tarjetas de crédito y otros que afectan como las entidades te ven como cliente en cuanto al riesgo de que luego no pagues la deuda. Lo importante es que no tengas anotaciones negativas, como encontrarte en Dicom o encontrarte moroso con alguna institución, ya sea pública o privada. Es importante no presentar deuda morosa ni protestos vigentes al momento de solicitar el crédito.

  1. Declaración de salud

Debido a que el solicitar un préstamo hipotecario implica también tomar un seguro de desgravamen en caso de muerte del deudor, muchas instituciones exigen declaraciones de salud que indiquen que la persona se encuentra en buen estado de salud y no tiene un alto riesgo de enfermedad o muerte.

  1. Reserva o promesa de compra. La evaluación de la propiedad.

Dado que el crédito hipotecario se otorga para una propiedad en específico, es importante acercarse a las entidades financieras a cotizar con un certificado de reserva del departamento, que debe estar avalado por una institución pública de tu país. También, en caso de ser requerido, una promesa de compra-venta. En este se debe especificar cuál es el inmueble que se comprará y el precio pactado. Con esta información, el banco o mutuaria requerirá varios documentos a la inmobiliaria que acreditan la situación de la propiedad para evaluarla.